sábado, 20 de enero de 2018

Viaje a ninguna parte

Hice un viaje a ninguna parte y me siento perdido en medio de la nada. Recuerdo sus ojos donde tantas veces me vi, hoy su mirada es como una nube de desaliento y aquellas palabras susurrando al viento, nunca las llegué a descifrar.
Desearía verla de nuevo, me recuerda tantas cosas que es improbable que ella recuerde algo de mí.
Una migraña me invade y bombardea todos los rincones de mi mente, mostrándome imágenes y descifrando recuerdos perdidos en el subconsciente,  ella había desaparecido sin dejar rastro, (me arrepiento de aquellas noches sin madrugadas y de las primaveras marchitas).
Regresan a mí, ráfagas de luz llena de frescura y aromas de felicidad,  su sonrisa pícara y su moldeada figura me llenan de gozo.
Una ráfaga inquieta me muestra su rostro surcado de dolor, aquellos indeseables que me acompañan en la travesía, se aprovechan de ella sin piedad, disfrutan de su cuerpo y en cada embate me desgarran el alma.
La rabia y la desesperación me sobrepasan, imposible describir la impotencia que recorre todo mi ser, yo les suplicaba que no le hicieran daño y ellos enajenados en aguda batalla nos van deshojando la vida.
En el último suspiro nuestras miradas de miedo se cruzan y el terror nos devora.
                           Copyright © RTPI 16/2017/3421

martes, 16 de enero de 2018

La odio con todo el amor del mundo

Christiane Vleugels
Después de un error,
se alejó el amor,
entre las columnas de su ausencia,
busco perdón y clemencia.

Bajé de su alta cima,
y me siento afligido,
he perdido ya su estima,
y olvidarla no he podido.

Soy como un campo baldío,
donde crece el pensamiento,
demente como el estío,
por las rimas del tormento.

Me gustaría no ser nada,
solo pido estar contigo,
para remendar mis llagas,
de traiciones y castigos.

La odio, con todo el amor del mundo,
mejor no lo voy a expresar,
enciende lo más profundo
con su inmensa claridad.
Copyright © RTPI 16/2017/3421

viernes, 12 de enero de 2018

La brújula

La he observado fijamente sin perder detalles,
su imagen aparece pegada a mi retina,
unas veces la veo temblorosa.
y otras es fuego que calcina.

Es como una estrella que titila,
con movimientos imperceptible,
al susurro del viento,
observarla me inquieta.

He perdido el norte,
ahora estoy a su merced,
que feliz sería si me orientara,
gozo y sufro a la vez.

Es preocupante el desconcierto de mis neuronas,
dentro de mí no hay nada que funcione,
lo mismo vibro que agonizo,
convierto en presente lo que aún está por llegar.
 
Por fin se despereza el misterio de mi mente,
y de repente palpé sus formas,
me refugié en sus brazos,
y cambió el rumbo de mi vida.
Copyright © RTPI 16/2017/3421

domingo, 7 de enero de 2018

Olvidarte

Como olvidar no he podido,
siempre me da por pensar,
lo mucho que te he querido,
que me olvido de olvidar.

Olvidarte vida mía
sin que produzca dolor
¿cómo?, si eres vida de mi vida,
sería renunciar a Dios.

Olvidarte, yo no puedo,
si tu imagen vive en mí,
mientras este mundo exista,
yo viviré para ti.

Olvidarte a ti sería,
como perder la razón,
eres la luz de mi alma,
eres locura de amor.

Olvidarte, ¿cómo olvidarte?,
si me invade tu presencia,
no puedo dejar de amarte,
aunque borren mi conciencia.
Copyright © RTPI 16/2017/3421

jueves, 4 de enero de 2018

La morada del silencio



Solo por aquella ventana imaginaria,
abierta al invisible horizonte,
la luz ganaba su espacio,
en la lúgubre morada.

Arriba un aburrido crucifijo,
cuelga de la sombra del silencio,
mientras una procesión de hormigas,
bajo palio llevaban el bigote de un roedor.

Un cuadro oscuro en la claridad,
de las pupilas del cielo
suspende la luz del alma,
de las enigmáticas tinieblas.

En la mirífica pintura,
siempre está presente,
la belleza de un espíritu,
que dio cobijo al amor.

Los espacios se amontonan,
en los ojos de tu ausencia,
fue tan bello vivir cuando vivías,
que el silencio apaga mis sentidos.


Copyright © RTPI 16/2017/3421

lunes, 1 de enero de 2018

Feliz Año 2018


Que el Año Nuevo 2018,
sea para todos 
un riquísimo bizcocho.

Y después mojar y saborear,
de un año más de la vida,
un exquisito manjar,
que nos sabe a bienvenida.

Nico Pozón Requejo

jueves, 28 de diciembre de 2017

Las dos caras de la vida

La vida viene preciosa,
llena de luz y laureles,
desnuda la trajo al mundo,
la luna que nunca duerme.

El silencio se hace añicos,
cuando sale de su vientre,
aquella madre gozosa,
que al mundo quiso traerte.

Al llegar la bella aurora,
el cielo al fin, suspiró,
cogió un pecho entre sus labios,
y la leche evaporó.

Nació una niña preciosa,
con los ojos entornados,
en un mundo luctuoso,
con el cuerpo encorvado.

El amor nunca pudo florecer,
la guadaña de la muerte
le robó su amanecer,
y el cariño de una madre se quedó en el ayer.
Copyright © RTPI 16/2017/3421