domingo, 19 de noviembre de 2017

El bosque encantado

El otoño incendia el bosque, mutan los colores,
suben por las ramas de hayedos en flores,
y en sus hojas muertas rojas y cobrizas,
palpitan sus llamas al son de la brisa.

Luz de la conciencia de excelsa alegría,
explosión de fuego, tiernas melodías,
nostalgias que se consagran al caminar,
plumaje de encanto del pavo real.

El bosque encantado por genios y hadas,
alumbra en los cuerpos venturas de amor,
hechiceras malvadas,
deslumbran las almas y causan pavor.

Lenguas de fuego de sangre humana,
miradas abriéndose, vibran al sol,
rumor de vida de sus vientre emana,
el amor desgrana a vírgenes en flor.

Maduró el estío a toda prisa,
el otoño se viste para la ocasión,
de pronto despierta la efímera brisa
¡oh milagro!, cada hoja es una flor.
Copyright © RTPI 16/2017/3421
Flor de otoño

jueves, 16 de noviembre de 2017

La casa rural

Hacía tiempo que no tomábamos vacaciones y nuestros cuerpos se estremecían, así que decidimos cogernos unos días en un lugar tranquilo.
Para ello alquilamos una casona solitaria en las afueras de un pueblo muy pintoresco, pertenecía a una de las familias más adineradas de la villa.
Carol había gestionado el alquiler y el precio conseguido parecía una ganga, según le dijeron en la agencia, la familia había caído en desgracia y sobre ellos se había filtrado el misterio.
Poco antes de llegar nos avisaron que no iban a recibirnos por causa de un accidente y que las llaves estaban escondidas en un macetero ubicado a la entrada del porche, por si surgía  algún problema nos facilitaron un número de contacto.
Llegamos al lugar cuando el sol se escondía por el horizonte y sus rayos parecían señalar tres cruces de maderas clavadas en un montículo cercano a la casa. (Cruzamos los dedos por si acaso)
No tardamos en encontrar las llaves y al abrir la puerta se levantó una ligera brisa, más tarde comprobamos que se trataba de una ventana abierta, pero antes encendimos la luz y quedamos alucinados, aquello era una mansión lujosísima, una preciosidad, algo maravilloso, a mi chico Fer (Fernando) le encantan las sorpresas y yo tenía que dársela quería celebrar el quinto aniversario de nuestro primer encuentro y lo había conseguido, (Fer), gracias cariño, Carol, felicidades amor.
Estaban admirando la estancia cuando de pronto  apareció una mujer alta y bien parecida con una espada en la mano, de un tajo le rebanó la cabeza a Carol, (Fer) gritó ¡¡¡Nooooonoooooooooo, Dios mío, noooonooooooooooo!!! Las lágrimas caían de sus ojos como un torrente, el pánico se apoderó de él, comenzó a temblar y se desplomó.
Al cabo de un tiempo dio en sí y  observó en la obscuridad reinante la luz de una vela, a medida que se acercaba iba iluminando el recinto, de pronto Fer quedó desconcertado y sorprendido, la vela estaba en medio de una tarta enorme que llevaba Carol, -felicidades cariño, esto hay que celebrarlo-  Fer la miraba con ojos de delirante sorpresa,  tenía ganas de gritar y descargar su angustia, él se preguntaba ¿cómo era posible que estuviese vivita y coleando si había visto rodar su cabeza?, sin poder comprenderlo trató de tranquilizarse y poco a poco se fue relajando, al fin sonrió, me has dado un susto de muerte, me dio un beso en cada mejilla y salió de la casa.
-Han pasado cuatro años y aún no he conseguido localizarlo-
Copyright © RTPI M-007367/2017

domingo, 12 de noviembre de 2017

A quién le importa mi edad

A quién le importa mi edad - 1975
Quiero dejarme llevar,
ahora, en mi más temprana aurora,
hasta alcanzar la corriente,
donde camine mi ser.

El sol sale de la nada,
del calor de una mirada,
con aires de picardía,
quiero eternizar los días.

Siempre es un regalo poder caminar,
por las huellas del pasado,
sin miedo a la oscuridad
¡eres joven y lo lograrás!

Las primaveras florecen,
los deseos son alegrías,
las flores crecen y crecen,
camina la fantasía.

-A quién le importa mi edad-
mis proyectos alcanzados,
los destellos de aquel rayo,
y las piedras que encontré en mi caminar.

¡Ay! los ojos se me van,
al origen de los tiempos
de mi impensante cabeza,
donde todo se endereza,

Hasta las voluptuosas curvas,
que marcan femineidad,
donde acabó mi inocencia,
y mis anhelos dorado.

Muchos años han pasado,
no me canso de soñar,
que la vida es como un sueño,
que debes enamorar.
Copyright © RTPI 16/2017/3421

jueves, 9 de noviembre de 2017

Tumba del amor sombrío

¿Por qué lloras mi ausencia,
si tu corazón ya no puede llorar?
¿por qué años atrás evitabas mi presencia?
¿acaso la soledad te ayudó a recapacitar?.

Al verte mi corazón vibraba aunque amarte era pecado,
para mi eras la rosa, la más hermosa,
del mes de Mayo,
perdóname si te digo estas cosas.

Juré que serias mía y solo mía,
me dejaste la amargura de saber,
que eras la fruta prohibida,
que no eras aquella mujer

Prohibida eras, ¿por qué?,
como hago para entender,
porque ahora tú me quieres,
si mi deseo de ti se fue.

Adiós rosa primorosa,
alba de miel del estío,
la última mariposa,
tumba del amor sombrío.
Copyright © RTPI 16/2017/704

martes, 7 de noviembre de 2017

Desde

Desde da a entender, “sin voluntad de cumplir”

Desde el balcón de la tierra,
miro y solo veo niebla,
un mar de árboles,
me impiden ver el bosque.

Desde el cariño,
nos gobiernan como a niños,
buitres en círculos de tormento,
carroñeros hay a cientos.

Desde el sentimiento que nos une,
para aplazar la angustia del clamor,
controla y sale impune,
con la mano puesta en el corazón.

Desde o mejor con sinceridad,
me gusta esta elección,
hay más proximidad,
para curar el dolor.

A pleno sol, ese toque audaz
que proyecta claridad,
porque las fuerzas se acaban,
y la vida se nos va.
Copyright © RTPI 16/2017/704

viernes, 3 de noviembre de 2017

Amor es amar

El amor es algo tan bello,
que no se puede explicar,
prendido a tu dulce cuerpo,
mi corazón por siempre te amará.

Soy caballito de mar,
buscando tu bella roca,
una ola de cristal,
me llevó a besar tu boca.

Siento pasión por tenerte,
eso me da fortaleza,
en el vacío de mis noches,
sueño contigo princesa.

El amor cuando me ciega,
asalta tu corazón,
tu sangre a mi alma llega,
para arrancarte el dolor.

Soy feliz, cuando tu ser se estremece,
cuando la noche devora al día,
cuando tu amor enloquece,
y me elevas con tu dulce sintonía.
Copyright © RTPI 16/2017/3421

martes, 31 de octubre de 2017

Aquella luna

Te fugaste para escalar al cielo,
y al descubrir aquel baile de sombras,
de radiante hermosura y dicha serena,
temblaste en el laberinto de lo absurdo.

Eres mujer de pasión desenfrenada,
allí donde el viento se ciñe a la virtud,
y el fuego te quema por dentro,
ahora andas perdida en la sima del tormento.

Mujer ardiente, bella como una diosa,
tus manos son dos alas blancas,
vuelas como una brisa de verano,
de mano en mano tu flor temprana.

Dibuja sueños envueltos en brumas,
en aquel cielo vacío que hiere y quema,
dos cuerpos enlazados que se condenan,
aquella luna… aquella luna…

Dulce y tierna como ninguna,
desnuda, brillando por los cielos,
que desató el amor y a los demonios,
y a los mortales estremeció su piel ígnea.

De diosa, de convulsivo anhelo,
miradla, miradla ahora, ¡bellísima!
manos de amantes han dibujado
un cuerpo maravilloso de mujer.

Me quedé mudo por un instante,
al contemplar su desnudez.
Copyright © RTPI 16/2017/3421